Blog

Actualidad

ACCIDENTE CON TU BICICLETA: INDEMNIZACIÓN

El ciclista tiene derecho a ser indemnizado por la compañía de seguros que asegure el vehículo contrario que haya sido responsable del accidente. Estamos ante un accidente de tráfico con atropello.

En nuestro despacho, somos conscientes de la vulnerabilidad de los ciclistas, por propias experiencias de alguno de los miembros de nuestro equipo, ya que, por lo general, las lesiones suelen ser bastante más graves que si suceden a bordo de otro tipo de vehículo.

Es importante consultar con abogados especializados para reclamar las indemnizaciones por estos accidentes, y en nuestro despacho somos muy sensibles a este tipo de asuntos. Hay seguros de hogar que cubren la defensa jurídica, conviene revisar estas pólizas.

Conscientes de esta realidad y la estadística cada vez más preocupante de siniestros, mientras pedaleamos encima de nuestra “flaca” o MTB, en donde interviene otro vehículo por lo general a motor, es por lo que desde el despacho, ofrecemos este servicio de reclamaciones de ciclistas, ante este tipo de accidentes.

Por otra parte, por lo general, se da la particularidad también de que los conductores de bici no tenemos aseguradora que cubra este tipo de riesgos, al contrario que el vehículo a motor implicado y responsable, que sí dispone de aseguradora que cubre estos daños.

Para que las reclamaciones puedan salir adelante y obtener las indemnizaciones previstas en este tipo de siniestros, es necesario seguir unas pautas en el momento del accidente y después para asegurarnos poder acreditar la responsabilidad del conductor del otro vehículo:

In situ en el lugar del accidente, llamar a la Policía o Guardia Civil de Tráfico, con objeto de que levanten “in situ” el correspondiente atestado, que recoja las circunstancias del siniestro, así como los datos del vehículo o vehículo implicados, y debéis aseguraros de que se redacta completo y correctamente según los hechos se hayan producido.
In situ también en el lugar de accidente llamar al 112, Samur o Ambulancia, debido a que las lesiones, en la inmensa mayoría de los casos, suelen de cierta importancia. Si estos servicios llegan antes de la policía o guardia civil, lo normal es que nos evacúen a un hospital y entonces no podremos dar nuestra versión de los hechos para su inclusión en el atestado. En este caso, los compañeros de “grupeta”, que generalmente nos acompañan, deberán describir a las autoridades cómo ocurrieron los hechos y además, a mayor abundamiento, el accidentado, una vez abandone el centro hospitalario, deberá ir a la comisaría más cercana a interponer la oportuna denuncia, narrando los hechos, los vehículos implicados, identificando al máximo los datos para la identificación de conductor responsable.
Importante será contar con testigos del accidente, en la mayoría de las ocasiones contamos como ya hemos dicho con compañeros de “grupeta”, pero para el caso de que salgamos a rodar en solitario, es importante, conseguir de otros vehículos que hayan presenciado el accidente, los datos de localización de estos, para poder contar con su declaración, en caso de que la aseguradora del responsable ponga trabas en cuanto a la culpabilidad.

Si el ciclista, víctima del accidente no fuera evacuado a un hospital, recomendamos que él mismo por sus medios acuda a un hospital y una vez sea atendido solicite el informe médico que acredite el día del accidente, la causa (accidente de tráfico con bici) y las lesiones que se padecen. Muchas veces inicialmente tras el accidente no sentimos dolor, por la adrenalina o el estado de schock en el que estamos, pero pasadas unas horas incluso unos días pueden aparecer molestias dolores que ocultan alguna lesión, por lo que ante cualquier síntoma posterior al informe inicial del hospital, aconsejamos acudir de nuevo, y solicitar nuevo informe. Las lesiones que no consten en informe médico no podrán ser acreditadas en el procedimiento.

Deja un comentario