Blog

Actualidad

Carta comunicando el despido objetivo: Doctrina del Tribunal Supremo

Mediante la Sentencia del Tribunal Supremo ( Sala 4ª de los social) de 12 de mayo de 2015, recaída en el recurso de casación para la unificación de doctrina número 1731/2014, el alto tribunal determina el contenido formalmente mínimo que debe contener una carta de despido por circunstancias objetivas, para poder delimitar el ámbito del proceso de despido y evitar la indefensión del despedido; en concreto, si es o no suficiente a tales fines la referencia general a la situación económica y/o productiva empresarial, sin adición de posibles datos adjuntos complementando lo anterior.

Una cosa es determinar el contenido formalmente mínimo que debe contener una carta de despido por circunstancias objetivas y otra, totalmente distinta, es la de valorar las circunstancias concurrentes para concluir sobre la posible existencia y trascendencia de las causas objetivas alegadas para proceder a la extinción contractual.

En definitiva, se exige, o bien que se especifiquen en la carta los hechos o circunstancias concretas que hayan dado lugar a la situación en la que se base la decisión del despido objetivo, con cifras y datos concreto no genéricos,( hechos éstos cuya realidad deberá ser luego acreditada por el empresario en sede judicial) , o bien que se acompañe a la carta la documentación precisa de la que pueda deducirse la situación motivadora del despido. Todo ellos con el fin de que el trabajador sepa perfectamente cuál es la situación de hecho que el empresario ofrece como fundamento de su decisión y pueda, bien rebatirla o bien aquietarse con ella si le convence.

Deberá concurrir doble requisito: a) comunicación escrita en la que se especifique con la necesaria claridad, concreción y extensión cuál es la situación o sucesión de hechos que hayan dado lugar a que la empresa se encuentre en una situación que justifique la necesidad de prescindir de los servicios del trabajador afectado y b) que el empresario acredite la realidad de los hechos alegados como motivo del despido objetivo.

Faltando cualquiera de los dos requisitos expresados, el despido será declarado improcedente, por lo que la mera insuficiencia en el contenido de la carta de despido, ya dará lugar, por sí sola, a esa declaración de improcedencia, sin necesidad de examinar cual es la situación de la empresa.

Deja un comentario